5 mar. 2010

Homenaje a Chile: trabajar intensamente en Gestión de la Reducción de Riesgos de Desastres







Uds. ya vieron y ven las imágenes que recorren el mundo. No abundarè en describir mis sentimientos de dolor ni sobre mis urgentes deseos de brindar ayuda a nuestros hermanos chilenos. Están los idóneos en búsqueda y rescate, los expertos en atención de desastres, están los esfuerzos insititucionales , colectivos e individuales por reconstruir y rehabilitar....y están también quienes, muy silenciosamente y sin ostentación dan sus manos, sus conocimientos, su entrega solidaria .


Desde mi sitio, me dedicaré -como siempre- a colaborar con mi región, en homenaje a Chile, a Haití y a tantos lugares de la Tierra que han sufrido el impacto de los desastres. Consideremos nuestros problemas, nuestra vulnerabilidad, nuestra ausencia o no de planes de mitigación integrados, nacidos de acciones profundas de la Gestión de la Reducción de Riesgos de Desastres. Apoyemos a las organizaciones que tienen la inmensa responsabilidad de la prevención continua y de la atención inmedita por eventos sismicos o de otra etiología.

Trabajemos unidos por darle a nuestra región mayores y mejores instrumentos para enfrentar con fortaleza nuestros propios riesgos. Esto significa que debemos anticiparnos a lo que puede ocurrir y prepararnos de modo planificado, sostenible, convocando a todos los sectores de la comunidad.

En Mendoza, hoy, también estamos manifestando nuestro sentido de pertenencia con los sismos que en Chile han dejado tremendas y gravisimas consecuencias. Es que en este rincón del Sur de América no sólo nos unen lazos de hermandad histórica y cultural, también hay una geografía común donde, por supuesto, los riesgos también son compartidos.


Es por eso que desde aquí, debemos ayudar ayudándonos a nosotros mismos, ya que esas consecuencias del desastre ocurrido en Chile, tambièn impactaron e impactarán en nosotros. Y hay que despertar la conciencia para demostrar que verdaderamente América del Sur , bien al Sur, es como un único paìs.

La Cordillera de los Andes es sólo un accidente geográfico. El dolor es un único paisaje donde debemos esforzarnos para sembrar esperanza y resiliencia.

Por : Gloria Bratschi

( Imagen: Vista aérea Cordillera de Los Andes )
( Imagen: Cristo Redentor, ícono del limite politico entre Argentina y Chile, cuyo lema expresa: "Se desplomarán primero estas montañas, antes que argentinos y chilenos rompan la paz jurada a los pies del Cristo Redentor"
(Imagen: Informe USGS sismos 5 de marzo de 2010 en nuestra región)