9 jul. 2007

LA GESTIÓN INTEGRAL DE RIESGOS
EN LA EMPRESA PRIVADA:
UN VALOR AGREGADO


Los impactos de importantes emergencias y desastres, son muy graves en aquellas organizaciones privadas que no han tenido en cuenta que los riesgos de origen natural y los antrópicos-tecnológicos merecen ser considerados , al momento de establecer niveles de amenazas que las pueden perjudicar . Los desastres han dañado también, en forma notoria , a sectores de la industria y la producción de bienes y servicios. Muchas de las empresas afectadas , al encarar su recuperación, su rehabilitación o reconversión, deberían reflexionar sobre su supervivencia futura, desde la Gestión del Riesgo.
Aplicar este paradigma a la cultura corporativa, significa una intervención sostenida hacia la mitigación de posibles riesgos, que influirá de modo positivo en la conducta y actitudes de quienes componen la organización, orientándolas hacia su autoprotección. Al mismo tiempo, la empresa potencia su identidad, enfatizando los aspectos más humanos y de respeto a la vida en la imagen que luego percibirán sus públicos.

La mayoría de las organizaciones han implementado, tradicionalmente, direcciones, o áreas o departamentos de Medio Ambiente y Seguridad, de Prevención de Riesgos Laborales, u otros similares. Desde ellos, cada empresa, se aboca a tomar acciones de seguridad industrial, salud ocupacional y protección ambiental. Las normativas existentes en cada país determinan que se tenga en cuenta la reducción de incidentes, accidentes y enfermedades en el ámbito laboral, desde la aplicación continua de medidas de control y mitigación. Pero en muchas de estas organizaciones no se considera aún que los peligros de origen natural y otros, derivados del factor humano, pueden causar también numerosas muertes, heridos , daños físicos y económicos que pueden acabar con la existencia de la organización. Se necesita superar el modelo tradicional de prevención de riesgos en la empresa y las mentalidades emergencistas, para incorporar nuevos parámetros de acción que acompañen al desarrollo sustentable.

Las empresas privadas - ya sean grandes, pequeñas o medianas- deben incluir en sus mapas de riesgos, a la par de los financieros, económicos , laborales y otros, toda posibilidad y probabilidad de ocurrencia de eventos como terremotos, inundaciones, huracanes, deslaves, erupciones volcánicas etc. También consignar aquellos que provengan del accionar humano combinado con soportes tecnológicos: incendios, explosiones, atentados, sabotajes, delitos, etc.
Si una empresa , integralmente, se prepara para reducir el riesgo de desastres, entonces podrá también cumplir con más eficacia y eficiencia con las normativas de seguridad que rigen todo ámbito laboral.

La Gestión Integral de los Riesgos, permite una planificación preventiva y de contingencias más completa, que redundará en múltiples beneficios, conformando acciones sinérgicas, para la reducción de la vulnerabilidad.
De este modo, se mejora también la toma de decisiones, la calidad de productos y servicios, las inversiones, el mantenimiento de la infraestructura, las relaciones inter- empresariales. La cultura corporativa moviliza conciencias más preventivas y comprometidas, y la protección de la vida y bienes se transforma en un valor agregado.

La empresa que promueve una actitud proactiva sobre la reducción de sus vulnerabilidades, enriquece al mismo tiempo su responsabilidad social. Los directivos, empleados, accionistas, inversores, proveedores, etc. y los públicos externos, contribuirán así al fortalecimiento de una genuina “cultura de la prevención”, desde lo individual y comunitario, al ser multiplicadores de buenas prácticas preventivas .

Es importante ahora considerar algunos componentes de la planificación estratégica destinada a la previsión y prevención :

Creación de un área o dirección de Gestión Integral de Riesgos
Disponibilidad de recursos humanos, materiales, y técnicos .
Aspectos legales
Identificación y calificación de riesgos
Mapa de riesgos
Diseño e implementación de planes de prevención- mitigación de riesgos, de emergencia y de recuperación.
Estrategias de prevención de crisis y defensa de la reputación
Acciones de reducción de la vulnerabilidad física y funcional
Señalización preventiva
Comunicación preventiva sustentable
Capacitación en prevención y atención de emergencias
Relaciones interinstitucionales
Relaciones con la comunidad y con la prensa

En la economía de todos los países se valora a la empresa privada como un actor decisivo, que puede extenderse hacia mercados mundiales, lo que hace que sus vulnerabilidades deban ser reducidas para un mejor desenvolvimiento.
Las nuevas relaciones comerciales, industriales y de gestión, sitúan a la organización en un marco global de múltiples peligros. Fortalecer sus roles desde la Gestión del Riesgo es otorgarle mejores proyecciones, un liderazgo destacado junto al desarrollo sustentable y una consolidación del proyecto empresarial, su filosofía, misión y visión. Y lo más importante: se podrá percibir a la empresa privada como una enérgica defensora de la protección de la vida.
Gloria Bratschi
( publicado en revista EIRD/ONU)