30 abr. 2008

EL HUMO EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES




Sin saber aún el verdadero origen, a varias semanas de su insólito ingreso ciudadano, el humo viajó varios kilómetros desde que alguien , quizás , encendió la chispa que provocó el desastre. El visitante se instaló en Buenos Aires y varias ciudades vecinas del norte. Hemos escuchado numerosas razones. Hemos visto que se apresó a uno o más supuestos culpables. Lo real, es que los incendios de pastizales en el Delta del Paraná y aledaños, es una absoluta, total, irreparable falta de medidas de prevención.
Posiblemente se diga por ahí que esos incendios fueron intencionales.Pero, reiteramos,si hay acciones concretas de prevención, estos hechos se podrían haber evitado. Intencionales o no. Son derivados del accionar humano, de la ausencia de una planificación de mitigación de riesgos verdaderamente sustentable,ausencia del valioso apoyo de la educación formal, ausencia de la capacitación de las comunidades, ausencia de comunicación preventiva,en fin, ausencia de una cultura de la prevención. El humo era lo "visible" de esas ausencias, como también lo fueron las lamentables pérdidas de vidas humanas y la valiente y ardua lucha de las brigadas que tuvieron que participar frente al fuego que avanzaba por los pastizales.

El diario Clarín, expresa en su edición del 10 de abril de 2008 :"El humo de una quema de pastizales y la niebla cerrada formaron ayer a la madrugada un combo fatal: por la pésima visibilidad se produjeron una seguidilla de 11 choques en un tramo de apenas 35 kilómetros de la ruta 9, entre las localidades de Lima y San Pedro. La Policía registró los accidentes entre los kilómetros 115 y 150, y un 12º en el 180. El más trágico ocurrió cerca de Río Tala, partido de San Pedro: involucró a 15 camiones (8 se prendieron fuego), 2 micros (uno también se incendió) y 12 autos particulares. Murieron los dos choferes del micro incendiado y el conductor y acompañante de un camión.
Al menos 25 personas resultaron heridas, según datos oficiales. Los accidentes comenzaron a la 1.30. Los más graves sucedieron en un tramo de apenas 35 kilómetros: según consignó Télam, fueron en los kilómetros 115, 117, 118, 124, 125, 128 y 150. Y hubo 6 más, aunque menores. En los choques participaron en total 26 camiones, 3 micros, 17 autos y 5 camionetas que iban a alta velocidad pese a la escasa visibilidad.

El humo ya se ha disipado. Las consecuencias, no. Quedan tristezas,muerte, personas heridas, vacíos, reclamos, testimonios, explicaciones, acusaciones, defensas, un mundo de palabras y miles de imágenes.
Pero quedamos aún muchas y muchos argentinos que deberíamos YA estar haciendo algo para que no nos vuelva a ocurrir otro desastre igual...ni siquiera similar...nunca más. Tengamos en cuenta esta lección , para aprender cómo evitar que otro "humo sobre otra ciudad "sea lo visible de tantas ausencias de gestión de riesgos.